Skip navigation

Cuan odioso es tenerte en en mente cuando no es tuya la compañía.

Demasiado duro saber que te cerré la puerta por negarme a reconocer lo que sentía.

No pensarte fue una de las cosas más duras que he tenido que hacer.

Olvidarte es algo que siempre supe que jamás podría ser.

No verte ayudaba, aunque de vez en cuando te pensaba.

Pasear de la mano de otro me hacía olvidar todo lo que junto a ti deseaba.

Nos reencontramos y reaparecieron los momentos,

y por miedo preferí quedarme en otro tiempos.

Sin embargo, triste es estar contigo pensando en quien creía querer,

pero más triste es estar con otro sabiendo que te he vuelto a perder.

SME

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: