Skip navigation

Corría el año 2007 cuando una niña de 25 años, tímida y que caminaba mirando siempre al suelo, comenzaba a trabajar en Aros 5. Todavía coja con la rodilla operada comenzaba su andadura en el que resultaría ser uno de los lugares de los que más buenos recuerdos tiene. Lo suyo era la piscina y el fútbol sala, pero como tenía que seguir con la rehabilitación de esa rodilla mala, comenzó a ir al gimnasio. Por allí empezó a relacionarse, además de con sus compañeros de curro, con los demás lesionados del cruzado. No estaba ella sola, el clan de la cicatriz se dejaba ver. Eso sí, más valía que alguien rompiera el hielo, pues era de pocas palabras cuando le preguntaban y de ninguna si nadie se dirigía a ella. Gimnasio peculiar donde los hubiera, había gente de todo tipo, no los típicos perdonavidas hormonados sin cerebro que suelen frecuentar estos ambientes (así veía los gimnasios por aquel entonces) Pero ¡cómo no!, había un grupo que daba bastante la nota. Estaban a lo suyo, hacían su entrenamiento, o sus burradas, según correspondiese, se vacilaban, vacilaban a los demás, que si grito, que si te toco… En fin… casi mejor no entrar en detalles. Ella, procuraba ir al lado opuesto al que estaban todos ellos. Así transcurrió el curso. Cada uno por su lado, aunque con el paso del tiempo el hielo debió de romperse con alguna frase, que no debió ser gran cosa, pues no se recuerda. Llegaba el verano y parecía que iba a quedarse sin trabajo, no solía ser habitual en ella, pues llevaba ya de socorrista varios veranos. Por suerte, había en el Aros un campamento urbano infantil. Nunca había estado en ninguno, la idea acojonaba, pero no estaría sola, así que… ¡adelante! Un día, preparando una de las actividades, estaba Fer hablando con uno de los del grupo peculiar. Que si cuándo vamos, mañana, pasado, tú dirás… típica conversación a la que no dio importancia. De este modo mayor fue su sorpresa cuando en la visita al juzgado se encuentra al de los gritos con toga y un aspecto mucho más serio. No pudo evitar pensar: “¿¡éste trabaja aquí!?¿¡el que grita cuando entrena!?” Pues sí, cosas de la vida, la antiestereotipos resulta que había tipificado uno y se había colado de pleno. Volviendo a la visita, fue genial, jamás se olvidará de aquella historia que contaron entre  el que grita y el otro. (Nunca se le ocurrió pensar que podría llegar a conocer a ambos algo más, ¡hasta por sus nombres inclusive!)

Pero continuemos con las cosas de la vida, porque otro ¡ZAS EN TODA LA BOCA! sucedió cuando a esta chica le proponen trabajar los viernes en el gimnasio, en la sala, de monitora. Curiosamente la idea le agradó, a pesar de no haber dicho nunca una buena palabra sobre pesas, máquinas y gimnasios. Este mundo empezaba a resultar interesante. Acepta, de modo que además de tener que empezar a prender cosas sobre un mundo que desconocía en su totalidad, tiene que empezar a relacionarse más todavía con la gente. Parece ser que las palabras sirven para algo más que para ser escritas. El curso pasa bien, consigue hacerse un hueco entre la gente de sala y además empieza a disfrutar seriamente en el gimnasio, que era mucho más complejo de lo que siempre había creído. Aunque sigue sin pillar el noventa por ciento de las bromas del grupo de míticos, disfruta de su compañía. Comenzaba a formarse también la nueva mafia, aunque hay que destacar que duraría menos que la vieja. Trabajaba en el gimnasio un día a la semana, pero ahí estaba. Vieja y nueva mafia compartieron momentos de sala y momentos de bar, pues cabe destacar un jueves en el que David dijo a todo el mundo que había que ir al CNB, que Carba (el que grita ya tiene nombre) iba a pinchar musiquita. Y por supuesto que fueron, ¡qué gran noche! El CNB se quedó sin existencias de vino gracias a Gonzalo, se jugó al duro en el Gómez y hubo mucho cachondeo. Gran noche, sí, gran noche.  Quiso el destino (pero qué bonito me ha quedado eso) que acabara siendo la monitora jefa de la sala (y eso más aún, jajaja) Se dijeron muchas cosas, pero la que más le preocupaba era la que dependía de ella. Ser capaz de llevar adelante la sala. Había quien creía que sin David la sala no funcionaría, y era importante estar a la altura. Hacer buenos entrenamientos y ser buena relaciones públicas. Poder solventar las dudas que pudieran surgir y mantener el buen ambiente de la sala. Mucha presión, si tenemos en cuenta que no era solo eso, pues se rumoreaba que muchos de los míticos se irían a otro gimnasio, ya no estaba uno de los integrantes.  Tenía que seguir  adelante y ver qué pasaba. Para ella todo eso pasó de un miércoles para un jueves, no tuvo ni 24 horas para hacerse a la idea. Puede que ese jueves hablase con mucha gente, pero recuerda a Carba en especial, era uno de los nominados, y sin embargo lo primero que hizo al entrar a la sala fue ir a saludar a su nueva monitora y decirle “ahora mandas tú, así que te va a tocar aguantarme”. No sé si esas fueron las palabras exactas, ni si ella tuvo respuesta al comentario, pero lo cierto es que sí que tiene ese momento grabado en la memoria. Fueron pasando las tardes, y en poco tiempo la música hizo que le resultara más fácil entablar conversación con la gente. ¡Quién le iba a decir que habría alguien más que escuchase a The Beach Boys! (con el tiempo descubrió que había más, pero el primero es el primero) Grata sorpresa. Después le enseñó McFly, y hasta le pasó algún CD con música bien variada pero siempre con guitarrita. Eso hizo que al final la invitase a ir a su programa de radio. Sí, hablamos de Carba. Tres canciones nada más y Michael Jackson vetado. Así que llevó The Bus Boys, Celtas Cortos y, por supuesto que sí, Michael Jackson.  La siguiente vez le prohibió hip hop, y llevó a Will Smith, una canción, no al propio artista. Poquito a poco empezaron a llevarse mejor, más cachondeo entrenando, (por fin empezaba a pillar sus bromas raras), más música de la que hablar y frecuentando la casa de cima casi cada miércoles. En Noviembre se hace la primera pinchada en el CNB en la que la dejan subir a poner música. Nervios infinitos, pero qué ganas de hacerlo. Buen rollo, buena música y buenos amigos. Otra noche digna para el recuerdo. Sonaron en el CNB Drowning Pool, McFly y Negramaro, entre otros muchos. Eran otros tiempos, muy distintos a los de ahora, sin embargo aún no sabía la calidad de las personas que la rodeaban. Ella aún no lo sabía, vivía en una nube de la que bajaría de golpe, pero allí estaba una de las personas que más la iban a escuchar, a ayudar, a hacer reír, a salir aunque fuera un único día a la semana, a no sentirse un bicho raro de mierda, a pelear por ser quien era ya que sí merecía la pena. Desde entonces risas, charlas trascendentales, no tan trascendentales, estupideces, preguntas, consejos, situaciones desternillantes (la obsesión de cierta usuaria con que cierto usuario le tocase las nalgas y la cara posterior del usuario no tienen precio), “botellones” post-radio, conciertos de viejas glorias (el Dúo Dinámico) and many more things,  iban y venían entre los hierros o en las carreras, en la radio, en las fiestas, en las pinchadas… Podría describir infinidad de situaciones, pero no quiere. Quiere decir que se siente afortunada de poder contar con una persona tan grande en su vida y que le permita ser parte de la suya, que es de las mejores que ha conocido y que poder decirle un día como hoy “CARBA, FELICIDADES, TE DESEO LO MEJOR”, es todo un honor y un placer. Por amigos como él son por los que merece la pena vivir.

Como ves dejas huella, pedazo de desgraciado,🙂 ,  pero espero que siga siendo así durante muchos y muchos años. Te quiero un montón capullo (negaré haber escrito esto y puede que hasta lo borre, así que disfruta del momento) ¡SÉ FELIZ Y QUE CUMPLAS MUCHOS MÁS!

SME

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: