Skip navigation

Cuentan que si al pueblo le das pan y circo los tendrás callados, contentos y sin saber todo aquello que no les das e incluso aquello que les quitas.

El día de hoy, para mí aún es sábado, comenzó yendo a ayudar a otros para que les dejen trabajar. Parece mentira que empresas que llevan años dando de comer a tantas familias puedan desaparecer sin que haya manera de arreglarlo. Claro está que si eso ocurre es porque los problemas no vienen de ahora, pero ¿en realidad tienen que ir tantas familias a la incertidumbre que es el paro a día de hoy? Creo que lo que hay es una gran apatía. La sociedad se ha acostumbrado a amasar dinero en grandes cantidades con una pequeña cantidad de trabajo. Ahora que los tiempos que corren exigen trabajo y nuevas ideas, parece mejor abandonar aquello que no va a reportar beneficio gratuito. Hubo un tiempo en el que dejar a familias pasando hambre hacía sentir mal a las conciencias de aquellos que los abandonaban a su suerte. ¿Qué fue de la vocecita interior? ¿Se apagó, se murió o se cansó de gritar para que nadie la oyera? Debido a su falta hoy las calles se llenaron de ruidos y vítores clamando por un empleo remunerado, por la oportunidad de sacar adelante a la familia, por evitar que poco a poco esta tierra se vaya quedando vacía. Si se quiere se puede, sólo es cuestión de encontrar el camino intentándolo.

Horas más tarde, parte de esas voces que sonaban por la mañana se reunieron con otras en un Estadio de fútbol. La Sociedad Deportiva Ponferradina se jugaba el pase a la ronda final en la fase de ascenso. El ambiente excelente, como no cabe esperar de esta gran afición que no cesa en su apoyo, tanto en lo bueno como en lo malo. Buen fútbol de los blanquiazules en la primera parte, la cual acabó con un gol a nuestro favor, gracias a Yuri, y el descontento de la grada por la actuación arbitral. Se inicia la segunda parte y seguimos mandando en el terreno de juego aunque sin afianzar el resultado. El Lucena parece que lo intenta pero sin siquiera meter miedo. Por fin llega el más que merecido segundo tanto por parte de Acorán. El Lucena intenta entrar más en el partido introduciendo dos cambios ofensivos y, aunque si llegan más a puerta, Orlando se encarga de mantener a cero su portería. Mención especial para Isaías en este tramo del partido, rápido al corte, valiente, sencillo y con visión de juego. Los minutos transcurren rápidos hasta llegado el ochenta. Aunque se dice que el minutos crítico es el ochenta y uno, no hubo minuto bueno hasta el pitido final, pues el Lucena veía más cerca su fin e intentaba con más ahínco el tan ansiado gol para forzar la prórroga. Pero a pesar de intentarlo hasta con su portero en nuestro área, no pudieron lograrlo, es más, sólo consiguieron que antes del pitido final les marcásemos otro gol, vaya carrerón que se marcó Didac. Tres cero y para casa. Por fin un poco de felicidad para todas esas voces que por la mañana pedían algo tan sencillo como necesario, un trabajo.

Damas y caballeros, señores y señoras, con este humilde artículo sólo quiero recordarles que circo ya tenemos, y muy bueno por cierto. QUEREMOS PAN.

NO AL CIERRE DE VITRO CRISTALGLASS

AUPA PONFERRADINA. A POR EL ASCENSO.

SME

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: