Skip navigation

Situaciones para olvidar, o no.
Todo el mundo dice que si pudiera volver atrás hay cosas que no haría, cosas que cambiaría por otras y cosas que no hizo y que sí haría. Pues qué queréis que os diga. Sí pero no. Claro que hay cosas de las que me arrepiento y ojalá no la hubiera hecho. Pero sin ellas, lo más probable es que hoy no fuera quien soy. Soy el resultado del aprendizaje de mis experiencias. Y ahora no os pongáis farrucos, de venga vale, que no cambiarías nada, ¡no te lo crees ni tú! Pues creedlo. Vamos a ver, ¿de verdad pensáis que me hace gracia que mi primer recuerdo sea un columpio (o columbio como decíamos por aquel entonces) estampándose en mi frente? Y de los de antes, de hierro de ese duro, duro, duro, no como los de ahora de plástico y cada vez más blandos, tanto que es  sentarse un niño encima y tocar con el culo el suelo. Pues no, ¡no mola nada! Pero hay que reconocer que no he vuelto a pasar por detrás de un columpio sin guardar una distancia prudencial. Entonces… ¿cambiaría ese día? No, eso sí, no niego que me hubiera salido mejor saberlo de antemano y ahorrarme la ostia, los puntos y cambiar la camisa de mi padre de color. Pero bueno, cosas que pasan. Pero por si con este argumento no llega, continuo con más cosas. Vamos con otro caso práctico. Pachanga de entrenamiento, a priori guay, más que guay, genial (genial es más que guay? O no? En fin, que me desvío) Falta, y como de costumbre voy yo sola a ponerme de barrera para que no saquen rápido. Cuentan los pasos, me retraso, mientras a la vez pido que alguien más se ponga conmigo. Antes de que pueda girar la cara tengo que balón en “to el jeto”, haciendo, aún a día de hoy, no sé cómo, que mi cara se mantenga a la misma altura con respecto al suelo mientras que  el resto de mi cuerpo se eleva a cotas insospechadas para mí (es decir, tanto como mi cabeza) para luego caer a plomo contra el suelo. Desde entonces, de barrera sí, pero sin fiarme del rival ¡ni de los compañeros! Madre que ostión llevé. Y es que sonó bien. De hecho, creo que uno de los bollos del parqué del pabellón fue por esa caída. Aunque para caídas con aprendizaje la de kárate. Esa fue mítica. Por parejas, practicando golpes de pierna. Yo, que soy tamaño estándar, y que a nadie se le ocurra encogerme más que aún la tenemos… ¬¬,  estaba con una compañera ligeramente más alta que yo, nada, como cabeza y media más. Y cómo no, picándonos, poniendo la mano lo más arriba posible. Claro, ella a mi mano llegaba fácil, así yo me pusiera de puntillas. Y ella venga a poner cada vez la mano más alta, y yo venga a llegar. Al final la mano estaba como 45 metros por encima de mí (vale, igual he exagerado un poquito, pero un metro  más alta que yo sí que debía estar) La miré, salté, solté la pierna girando el tronco y le di a la mano. Increíble golpe de pierna, impresionante patada, descomunal  aterrizaje forzoso al llegar al suelo. Los codos primero, luego el resto del cuerpo. Me dolía todo. Pero lo había conseguido. Había logrado mi objetivo. Miré alto y llegué. Esta vez aprendí que da igual lo difícil que me lo quieran poner, si me lo propongo lo consigo.
Y estas son solo una ínfima aportación de la infinidad de golpes, caídas y demás desequilibrios que se han dado a lo largo de mi vida. Pero a pesar de los dolores, las vendas, los días inactivos… de todo he sacado algo bueno. ¿Qué me hubiera salido mejor saber todo eso de antemano? Es posible, pero sin esos golpes, ¿sería la misma persona? No cambiaría ni un ápice del pasado, pero no os preocupéis, que para el futuro tengo pensado ahorrar vendas!
Cuídense damas y caballeros!

SME

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: