Skip navigation

Pasó el tiempo y algo cambió, pues cuando volví al lugar de los hechos nada parecía igual. No sé si fue por lo que vi, por lo que recuerdo o, simplemente, porque ya no es igual, pero la alegría de aquel lugar se tornó en tristeza, los rayos de luz en tenebrosas sombras, la vida en muerte…¡LA ANTÍTESIS COBRABA VIDA!

—————-

Frío invierno el que venía, pero él no lo sabía. No conocía el frío, aunque sí el miedo. Huía del pasado, un pasado en tierras cálidas donde una gota de lluvia rara vez se dejaba ver. Y ahora, aquí, escapando y desabrigado, ¿qué le deparará su devenir?

—————-

Hacía frío, llovía, y yo, allí sentada en aquel portal, aguantaba esas ráfagas de viento que hacían que las frías gotas de lluvia golpeasen fuertemente mi cara. Sola en la noche pensaba en mis cosas, en lo que había hecho bien y en qué me había equivocado, y sobre todo, en cómo salir de ese pozo sin fondo en el que había caído.
Entonces apareció él, con su sombrero ladeado, su gabardina negra empapada por la lluvia y su mirada asesina. ¡Me había encontrado! ¡No lo había visto venir y ahora no tenía por dónde escapar!

SME

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: