Skip navigation

Buenos días, buenas tardes, buenas noches. Como no sé cuando lo leereis los que lo leais así evito equivocaciones con el saludo inicial. Porque claro, yo lo escribo por la noche, por tanto podría poner buenas noches. Pero cualquiera lo puede leer mañana por la mañana, y entonces debería escribir buenos días. Pero también es cierto que nada más que lo publique, lo puede leer alguien en otro hemisferio. Entonces puede que lo correcto fueran buenas tardes. Total, que he decidido poner todos los saludos y así todos quedan saludados. Que cada uno elija el que le corresponda.

Ahora que ya estamos todos saludados paso a lo que me toca, que era lo que realmente había pensado, pasa que te lías por querer aclarar pequeños detalles. Vamos que empiezas a matizar y cuando te das cuenta pasó tu tiempo y ni siquiera empezaste. A todo esto, veo que me voy por las ramas. Ya vuelvo “pal” tronco. Y en el tronco estaba yo pensando en muchas cosas, pero últimamente me intriga una muy curiosa. Hace unos días (quien dice días dice meses) me pasan cosas muy raras, al menos cosas a las que no estoy habituada, y me pregunto yo dentro de mi ignoracia, si seré la única persona a la que le ocurre, o habrá más seres extraños como yo en la tercera roca desde el sol (planeta tierra para los menos listos) Hace ya una temporada no sé si no soy yo, o soy yo pero sin ser yo, o me han cambiado, lo que tengo claro es que no me conozco… A ver que me voy por las ramas y no hago la gran pregunta (no os voy a pedir matrimonio a ninguno de los lectores, así que no es necesario que salgais huyendo, podeis continuar con la lectura, gracias) ¿Os ha pasado alguna vez que vosotros querais hacer una cosa y vuestro cuerpo (todo él entero) haga exactamente lo contrario? Imaginad una situación, una sencilla, sin complicaciones. Tienes hambre. Pues vas y comes. Porque cuando tienes hambre quieres comer. Y eso es lo que haces. Pues por un momento imaginad que tuvierais hambre, quisierais comer y vuestro cuerpo escapara de todo aquel lugar en el cual hubiera comida. Vosotros no quereis escapar pero no podeis evitar su comportamiento. Vaya putada ¿no? O por ejemplo, hoy quiero vaguear en el sofá toda la tarde, y coge tu cuerpo y dice: “una mierda, nos vamos a correr (y no estoy hablando de sexo, que para eso más de uno se apuntaba por muchas ganas de vaguear que tuviera)” y, ¡hala! tú sin ganas, pero por el monte dándote caña que vas. Una de las más curiosas y que sí que suele ocurrir es cuando te cruzas con “esa persona”. Esa persona que te hace ser feliz tan solo con verla, con la que disfrutas cada segundo de su compañía, esa persona de la que estás enamor…. “que yo esoty qué??? ni de broma, no flipes” Eso es lo que debe de pensar tu cuerpo, porque nada más encontrarte con ella, en lugar de ser una persona normal te conviertes en una especie de engendro anormal al cual no le han enseñado a hablar (balbuceas de manera directamente proporcional a lo que te guste “esa persona”) y olvidas todo tipo de norma de comportamiento y civismo que te pueda hacer quedar bien. Vamos, que tu cuerpo no está dispuesto a compartirte con nadie que no sea consigo mismo. Si no que me expliquen a mí lo de estar a 10 metros de él o ella (esto como el saludo, cada uno que elija) con tan sólo una idea en la cabeza. “Me voy a acercar y vamos a hablar, a ver qué pasa, hablar no es malo, es bueno. Vamos a ello pues” Y justo cuando vas a empezar a caminar descubres que te has olvidado de cómo se mueven las piernas. ¡Cojonudo! Para la única vez que no te quieres quedar en el sofá tu cuerpo dice que no se mueve. Y si ya estabas poco nervios@, imagínate como te quedas al verte incapacitad@ de esa manera. Y eso sin tener en cuenta que los demás te están viendo intentar moverte. Es decir, te estarán viendo hacer movimientos espasmódicos, totalmente arrítmicos y torpes, con el consiguiente comentario de: “te gusta la canción de la radio ehhhh, hay que ver lo bien que bailas!!” “Lo bien que bailas??? Te voy a dar yo a ti lo bien que bailo, no me calientes que en tu dirección sí que me sé mover.” Pero no te preocupes, si creías que eso era lo peor, estabas totalmente equivocad@. Esa persona te está viendo, ¡¡¡¡TE ESTÁ VIENDO!!!! Te está  viendo y a saber qué estará pensando de ti. Aún así, como él (o ella) sí tiene un cuerpo obediente, te habla y se comporta como se debe comportar nua persona normal. Y piensas “qué bien! ya que yo no soy capaz, así podré hacerlo” “Que te lo has creído” Te dice tu cuerpo. Bueno, no te lo dice, pero es lo que entiendes, porque justo en el momento en que te saluda y te mira, es cuando tu cuerpo decide empezar a moverse! ¡¡¡POR FIN!!!! en dirección contraria a la que quieres ir…  ¬¬ Y por supuesto mirando al suelo, no vaya a ser que seas capaz de entablar una conversación. Y te mueves, pero para desaparecer del mapa. Perfecto, la única oportunidad que se te presenta en meses y te piras. Bien, bravo. Así se va a enterar muy bien de que le molas cantidad. Si es que así por la vida no se va a ningún lado, ¡¡¡a ningún lado que quieras ir!!! Así que, en vista del comportamiento de mi cuerpo voy a tener que enterarme a ver si “esa persona” es buena o mala, más que na’ para saber si en la otra vida me toca cielo o infierno!!!

Y es que esto de que tu cuerpo vaya por libre es un coñazo de los grandes.  Buenos días, buenas tardes, buenas noches!

SME

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: