Skip navigation

Buscándote entre la multitud,

creo verte y no eres tú.

Mis cinco sentidos, traicionados por mis anhelos,

agonizan con tal oleada de sentimientos.

Busqué en otros brazos,

mas no encontré tus abrazos.

Miré en otros ojos,

y sólo vi mis despojos.

Probé otros labios,

pero no eran tan sabios.

No eran aquellos que despertaron en mí

las ganas de ser mejor, las ganas de vivir.

Aquellos que me hacían reir,

y que recuerdo cada noche antes de ir a dormir.

No puedo olvidar cuando dos días no eran suficientes para esta cabecita loca,

y sin embargo, ahora que no estás, al día, le sobran horas.

SME

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: