Skip navigation

Hay días en los que te levantas y no eres consciente de que vas a ser partícipe de un momento histórico, de un evento que raras veces sucede y que pocas personas tienen el privilegio y el placer de poder disfrutar. Y no eres consciente aunque tengas la entrada ya comprada. Porque hay cosas, que hasta que no suceden no te las llegas a creer. Cosas, que si no las vives, no eres capaz de imaginar. Y, aún estando presente, dudas de que sea reales. Porque dentro de esas cosas, se encuentra el asistir a un concierto de THE BOSS, de BRUCE SPRINGSTEEN. Una leyenda viva, un genio y una gran persona. Pocos quedan como él.
Pero empecemos por el principio. Tras llegar a Valladolid y haber comido (estaba impaciente porque el concierto empezara, pero eso no me quita el hambre) hubo paseito alrededor del estadio. Había buen ambiente, de momento menos gente de la que esperaba, pero no eran pocos los que estaban. Y todos con dos cosas en común, su admiración por uno de los grandes y una pulsera verde. Todo el mundo con una y yo sin ella. ¿Para qué será? Tras preguntar supe que esas pulseras se las daban a aquellos que habían llegado los primeros a la cola, para que, después de largas horas esperando (más de uno había pasado allí la noche para asegurarse el sitio) tuvieran un pequeño privilegio, que no era otro que entrar antes que los demás para poder estar más cerca de su tan anhelado ídolo. "Este tio gana enteros y aún no lo he visto" No sé vosotros, pero yo eso nunca lo había visto. Y está de puta madre, porque la gente que pasa la noche en la calle para poder ver algo o a alguien merecen ser cuidados, y no ser tratados de locos, como la mayoría de la sociedad hace. Volviendo a mi día, tras saber que no iba a haber pulsera, fuimos a por la entradas al coche y a eso de las 16:00 decidimos ir a la cola, pues ya empezaba a haber gente. Nos sentamos a esperar, pues aun nos quedaban dos horas para la apertura de puertas y cinco para el empiece teórico del concierto. Para nuestra sorpresa, al poco de sentarnos, nos dice el chico que tenemos delante, que si n tenemos pulsera que vayamos que las están repartiendo de nuevo. Me doy media vuelta y veo una fila, y tras comprobar que era para eso, nos cambiamos de cola. ¿Llegarán las pulseras? ¡¡¡Llegan, llegan, ahora ya hemos cambiado de bando!!! jejeje!!!! Vamos a tener una pequeña preferencia con respecto a los demás. Volvemos a la cola. Nos esperan dos largas horas a pleno sol, pues la lluvia ya había descargado por la mañana. La verdad, hay mucha gente delante, pero aun así estaremos en buen sitio. Unos 15 minutos antes de las 18:00 se abren las puertas y comienza a entrar la gente muy poco a poco. Hubo un pequeño incidente en la cola, pero nada digno de mención. No sé cuando llegué a la puerta, pero cuando entré y caminé por el estadio ya flipé. Nada más entrar ves ese pedazo escenarios, esa cantidad de altavoces, de "amplis", algunos instrumentos en el escenario, tapados, pero ahí estaban. Pero aún no había visto lo mejor. Nos mandan seguir caminando y nos meten pa una zona, vallada, en la cual sólo pueden entrar los pocos afortunados que tengan la pulserita verde. Ahora sí que estoy flipando. La parte más alejada del escenario de esa zona es de unos 20 – 25 metros. Y nadie se puede colar. Y además dejan meter la cámara de fotos. Si es que aun no hay nadie en el escenario y ya estoy en una nube. ¡Cómo se lo montan los grandes! Una vez ahí, solo nos queda esperar. Los cámaras y los de las luces nos animan también. Mientras hacen sus "deberes" les coreamos y les animamos. La espera se hace más amena. Pero llega la hora clave. Las 21 horas, una hora menos en Canarias. Y comienzan los rumore y los gritos de la gente. "¡Bruce está en aquella furgoneta que entra!" "¡Se ha bajado!" y muchas más frases de ese tipo. Me gustaría poder corroborar la información que daban, pero seamos realistas, me faltan centímetros para poder hacerlo. Cosa de la genética… A las 21:15 comienzan a entrar los integrantes de la E STREET BAND. Roy Bittan, comienza a tocar, con su acordeón un pasodoble (sí, cómo lo estais leyendo) y siguen entrando los demás componentes de la banda. Así hasta que las voces de la gente privilegiada por tener esos centímetros que a mí me faltan empiezan a gritar "¡ya viene!". Comienzan los nervios, voy a tener delante a, nada más y nada menos que a BRUCE SPRINGSTEEN, THE BOSS, un tio que llena lo que sea por todo el mundo. Los segundos que tarda en lleagr se hacen eternos, pero por fin!!!! acompañado del saxofonista,Clarence Clemons. Se hace de rogar, pero tras repetir tres veces "HOLA VALLADOLID".., POR FIN EMPIEZA EL CONCIERTO!!! y dando caña!!! Comienza con "Badlands", bufff, no me lo puedo creer. Tengo delante de mí, estoy viendo tocar y cantar a Bruce Springsteen, y no es en la tele, no hay cristal entre él y yo. Lo que ven mis ojos no es el final del telediario recordando un conciertazo, ESTOY EN EL CONCIERTAZO!!! No sé como describir esa sensación, pero a ratos no paraba quieta y a ratos me quedaba atónita, sin casi saber si dar crédito o no a lo que estaba viendo. Es que lo veía tan bien, tan real (claro, es una persona de carne y hueso, persona que como toda persona tiende a ser real, lo sé, pero es que a éste, pues qué quereis que os diga, me lo cruzo pocas veces por la calle… XD) POdría tirarme horas escribiendo sobre el concierto, canción a canción, casi nota a nota, pero voy a intentar no hacerlo. Ni qué decir tiene que Bruce tiene una energía increíble, la derrocha a mares durante las 3 horas sin descanso que dura el concierto. Solo hay que verle la cara, la manera de coger y tocar la guitarra, el correr de un lado a otro… 3 horas en la que no hay descanso entre canción y canción. Y eso de irse a la hora y media para que te llamen y volver durante otra hora más (los falsos vises que tan de moda están ahora) Empezó a tocar a las 21:15 y acabó a las 00:15. Aún no había acabado la anterior canción y ya empezaba a sonar la siguiente. Corría del escenario de un lado para otro, se acercaba al público, bajó del escenario, se subió a la valla que separaba público de artista… No fallaba ni una sola nota, tanto vocal como instrumentalmente, impecable, increíblemente impecable. Mucho mejor que en los discos, y mira que es difícil. Aceptó peticiones del público, recogiendo pancartas que la gente había llevado. Le dedicó la canción que quería a una niña que cumplía años ese día. Acercó el micro al público para que se les oyera, y a uno de los niños que cantaba le regaló su armónica. Subió al escenario a una chica que estaba en primera fila… Se tirab por el suelo con la guitarra y mientras bebía agua, se colgaba del micrófono (que debía estar bien anclado al suelo, digo yo!! XD) Nos mojó, habló en español un ratito ("espíritu, música y mucho ruido")… y a saber qué me estaré olvidando. Pero todo ello con una sonrisa de oreja a oreja y con la misma fuerza al principio y al final del concierto. Y como todo lo que empieza tiene que acabar, el concierto llegó a sus final, con el "twist and shout" de The Beatles y la Bamba.
Y ya está, las 3 horas más cortas de mi vida. Y ahora pretendo ir a ver otros conciertos, pero ya no van a ser iguales. El listón ahora está muy alto. Ahora comprendo lo que es tener talento, saber demostrarlo siendo igual que se ha sido siempre, como cualquiera de nosotros. Es lo que tiene ser un genio con cerca de 40 años de experiencia a las espaldas. Y ahora me pongo a escuchar los discos, que antes estaban llenos de fuerza, de vida… y lo siguen estando, pero en comparación, tienen mucha menos que THE BOSS. Porque por algo es "el jefe". ¿Cuánta gente llena estadios, hace que hasta los que van a la grada acaben saltando y cantando? ¿quién es capaz de acabar un concierto igual que cuando lo empezó? ¿Quién puede ser capaz de superarse en cada canción? Pocos, muy pocos, y Bruce Springsteen, es uno de ellos.

Aquí dejo la lista de canciones que sonaron en el José Zorrilla de Valladolid, tal día como un 1 de Agosto de 2009 (esto sí que es empezar el mes con buen pie)
Badlands
No Surrender
Night
Hungry Heart
Outlaw Pete
Spirit In The Night
Working On A Dream
Seeds
Johnny 99
Trapped
Raise Your Hand
Great Balls of Fire
Something In The Night
Surprise Surprise
My Love Will Not Let You Down
Waiting On A Sunny Day
The Promised Land
Girls In Their Summer Clothes
American Skin
Lonesome Day
The Rising
Born To Run
Seven Nights to Rock
American Land
Bobby Jean
Dancing In The Dark
Twist & Shout
La Bamba

Y si me acuerdo de algo más, ya lo pondré. Ahora mismo, solo puedo decir que me siento afortunada de ser de esas personas que pueden decir que han visto a Bruce Springsteen en directo.

THE BOSS en Pucela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: